alfasigma-7dm


El suicidio, primera causa de muerte no natural en España

  • 08 Septiembre 2015

Mañana jueves 10 de septiembre se celebrará el Día Mundial para la Prevención del Suicidio bajo el lema “Prevención del suicidio: buscar y salvar vidas”. Promovido por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) y la OMS, la cita persigue despertar las conciencias y animar a todos a contribuir en la reducción de las elevadas tasas de mortalidad por esta causa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio, siendo la segunda causa principal de muerte entre los 15 a 29 años. Además, existen datos de que por cada adulto que se suicidó, posiblemente más de otros 20 lo intentaron. Los suicidios son prevenibles, recuerda la OMS, pero para que las respuestas nacionales sean eficaces es necesaria una estrategia integral multisectorial de prevención.

En mayo de 2013, la 66ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó el primer Plan de acción sobre salud mental de la historia de la OMS. La prevención del suicidio forma parte integrante de este plan, que se propone reducir un 10%, para el 2020, la tasa de suicidio en los países, tal y como queda patente en el primer informe elaborado por la OMS bajo el título Prevención del Suicidio: un imperativo global, dado a conocer el año pasado.

Por ahora, en España, no existe un único Plan Nacional para la Prevención del Suicidio a pesar de la llamada a la acción realizada por la OMS. Como explica Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), coordinador de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Juan March de Mallorca y profesor titular de Psiquiatría en la Universidad de las Islas Baleares, “diversas comunidades autónomas como Cataluña y Madrid han puesto en marcha estrategias específicas con buenos resultados en este sentido: Código Riesgo de Suicidio en Cataluña o Código 100 en Madrid, por ejemplo. Otras comunidades como Cataluña de nuevo o Baleares han implementado programas europeos que se mostraron eficaces en estudios comunitarios controlados en Alemania. Es importante que sean programas que ya hayan sido analizados y estudiados y se hayan mostrado eficaces como el denominado European Alliance Against Depression en Alemania. Algunos grupos políticos y sociedades científicas, como la Sociedad Española de Psiquiatría, han planteado en el Congreso y en la Estrategia Nacional de Salud Mental la absoluta necesidad de un Plan con estas características, que es uno de los temas pendientes en la política sanitaria española”.

El suicidio en España
Según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2013 se quitaron la vida 3.870 personas – 2911 hombres y 959 mujeres-, la cifra más alta de los últimos 25 años. Esto supone que 10 personas se quitan la vida, de media, cada día. El suicidio se erige, así, en la primera causa de muerte no natural, por delante de los accidentes de tráfico en nuestro país.

Con respecto a la edad, las tasas de suicidio son más elevadas entre las personas mayores de 65 años, tanto entre hombres como entre mujeres. Prácticamente en todas las comunidades autónomas hubo tres suicidios masculinos por cada uno femenino. Asturias es la región que encabeza la lista con 13,92 casos por cada 100.000 habitantes, seguida por Galicia (12,09) y Andalucía (9,63). Madrid y Cantabria se sitúan en el polo opuesto, siendo las comunidades en las que menos muertes voluntarias se registraron. Según las estadísticas, este tipo de fallecimiento es más común en grandes ciudades y municipios pequeños (de menos de 10.000 habitantes) frente a las zonas de población intermedias.

A pesar de estas cifras, España es uno de los países con las tasas más bajas de suicidio, registrándose ocho suicidios por cada 100.000 habitantes. ¿Los datos reflejan un cambio de tendencia? Es difícil saberlo ya que los suicidios descendieron en España durante los primeros años de crisis económica, pero a partir de 2011 comenzaron a crecer ligeramente. Además, se ha modificado la metodología en el estudio de este último año en algunas comunidades autónomas (datos de 2013) y, por tanto, no son posibles las comparaciones entre series históricas.

La relación entre suicidio y crisis económica es compleja. En el trabajo “Crisis económica y salud mental en España”, elaborado por Roca y colaboradores, publicado en el European Journal of Public Health y en una carta en The Lancet en 2013, se desprende que hay que esperar a conocer los datos de suicidio de 2014 y 2015 para comprender mejor si existe o no una relación causal entre la actual crisis económica y el suicidio en aquellos países especialmente golpeados por la crisis.

Trastornos mentales y suicidio
Según Roca “las enfermedades mentales constituyen el principal factor de riesgo para el suicidio y, entre ellas, la depresión es la mayor puerta de entrada a la conducta suicida. Los estudios con metodología adecuada muestran que aproximadamente un 50-60% de los pacientes que cometen suicidio tenían un trastorno depresivo en el momento de la conducta suicida. El suicidio es la mayor y más grave complicación de la patología depresiva”.

En los estudios mencionados anteriormente, el 80% de los pacientes que cometen suicidio tenían diagnósticos para una enfermedad mental. “Después de la depresión, hay datos de una clara relación entre suicidio y trastorno bipolar, consumo de sustancias y trastorno esquizofrénico, fundamentalmente, además de algunos trastornos de la personalidad”, detalla Roca.

Las enfermedades mentales pueden tratarse, mejorar y, en muchos casos, curarse. La mayoría de las personas que intentan el suicidio y no lo logran se sorprenden de cómo pudieron llegar a no ver otra salida, cuando reciben la ayuda necesaria. “Los síntomas depresivos nucleares, entre ellos la ideación suicida, responden bien a los tratamientos habituales de la depresión. De hecho, la ideación suicida, y ya no digamos la tentativa suicida, es uno de los factores que de forma inmediata debe llevar a un tratamiento especializado y tratamiento con fármacos antidepresivos. En muchos casos la indicación de tratamiento psicoterapéutico estará también indicado, pero siempre asociado a tratamiento farmacológico adecuado, en dosis y tiempo”, afirma Roca.

¿Cuáles serían las principales estrategias para la prevención del suicidio? El psiquiatra Miquel Roca lo tiene claro: “el diagnóstico precoz y tratamiento adecuado de los principales trastornos mentales sería la estrategia inmediata más adecuada para esta prevención, de manera particular en grupos de alto riesgo; paralelamente, programas de respuesta rápida a pacientes con ideación suicida o tentativas de suicidio y seguimientos pormenorizados de los grupos de riesgo”.

El estigma que rodea el suicidio se traduce en una falta de solidaridad y empatía de la sociedad hacia los “supervivientes del suicidio”, los familiares, a menudo los grandes olvidados de esta tragedia.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad