alfasigma-7dm


Puesta al día en atención sociosanitaria y fragilidad

En la segunda jornada del 57 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, que se está celebrando en San Sebastián, se ha desarrollado la sesión plenaria “Coordinación Sociosanitaria. Dónde estamos y hacia dónde vamos” en la cual ha participado César Antón, director general del IMSERSO.

En su intervención, el director general del IMSERSO ha explicado a los especialistas en geriatría y gerontología cómo se está desarrollando el proceso de cohesión con las comunidades para sentar las nuevas bases del sistema sociosanitario centrado en la persona y sus familiares.

La propuesta marco, que se está trabajado con todas las comunidades autónomas en los últimos 5 meses, se basa en 5 puntos básicos:

1-Identificar el perfil de la persona. Saber cuáles son sus necesidades asistenciales.
2-Determinar qué servicios requiere esta persona para atenderle de forma adecuada (cartera de servicios).
3-Determinar cuáles son los requisitos básicos y comunes que deben cumplir los centros sanitarios en todas las comunidades autónomas.
4-Instrumentos de gestión para hacer un seguimiento de la atención que se le está dando a la persona, ver qué recursos le corresponde…
5-Sistemas de información adecuados, con la intención de compartir información sobre el paciente, no sólo su historia clínica, sino también otros aspectos importantes sobre la persona: si tiene dependencia, cómo es su situación familiar, etc.

César Antón recordó que “esto no es posible sin el acuerdo y voluntades de todas las comunidades autónomas”. “Pero también, -continuó el director general del IMSERSO- este proceso requiere del cambio conceptual de los profesionales y la participación y debate del resto de agentes: sociedades científicas, colegios de médicos y profesionales sanitarios y, cómo no, las asociaciones de pacientes y familiares”.

Hasta el momento, el documento elaborado “ha tenido un alto grado de consenso por parte de las comunidades autónomas” explicó Antón. Ahora es el turno de debate y participación por parte del resto de agentes (sociedades científicas, profesionales y asociaciones de pacientes). Según las previsiones de César Antón, durante este mes de junio se llevarán a cabo las reuniones con dichos agentes, y ya en el último trimestre, antes de terminar el año, se habrá llegado a “un gran acuerdo que será el marco común para los dos consejos, el Consejo Territorial de las comunidades autónomas y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. No obstante, habrá una segunda fase para desarrollar otros aspectos, como los estándares de calidad”, concluyó Antón.

Fragilidad
En el marco del Congreso también se presentó una ponencia moderada por Vincenzo Malafarina, geriatra de la Clínica los Manzanos de Logroño, sobre la fragilidad del anciano.

La fragilidad es un problema de salud relevante que afecta aproximadamente al 10% de los mayores de 65 años. Hay bastante consenso a la hora de considerar la fragilidad como un síndrome geriátrico, diferente de la discapacidad, reversible, o por lo menos sus efectos pueden ser atenuados con una intervención. Por lo tanto resulta fundamental una detección precoz.

Las principales intervenciones que han demostrado su eficacia para prevenir e incluso revertir el estado de fragilidad son el ejercicio físico, una nutrición ajustada a las necesidades específicas de los mayores, la valoración geriátrica y la intervención sobre los principales síndromes geriátricos, con un ajuste de la medicación a las características de esta población.

Mientras el deterioro físico sigue siendo el principal componente de la fragilidad, nuevos estudios sugieren que otras dimensiones como la cognitiva, psicológica y sociales pueden contribuir en el desarrollo de esta condición. “Aunque existe una amplia evidencia sobre la concurrencia de deterioro cognitivo y fragilidad, poco se conoce sobre los mecanismos subyacentes que justificarían dicha interrelación. Conocer los diferentes procesos causales podría conducir al desarrollo de nuevas estrategias preventivas y tratamiento de ambas condiciones, sin que exista, todavía, una evidencia experimental”, explica Malafarina.

Por todo ello, concluyó Malafarina que “la fragilidad podría ser considerada como un estado de prediscapacidad y, por lo tanto, si consiguiésemos diagnosticarla precozmente y tratarla de forma eficaz conseguiríamos menores costes en sanidad y mejor calidad de vida de las personas ancianas”. En este aspecto, Vincenzo Malafarina abogó por que todos los mayores de 70 años sean valorados para descartar la fragilidad.

Valora este artículo
(1 Voto)
Puesta al día en atención sociosanitaria y fragilidad - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad