alfasigma-7dm


Un estudio ahonda en los abusos sexuales en ambientes nocturnos

La Fundación Salud y Comunidad ha presentado, en el marco de una jornada monográfica, los resultados de la primera fase del Observatorio Cualitativo sobre la relación entre el consumo de drogas y los abusos sexuales en contextos de ocio nocturno. Este proyecto está financiado por el Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y cuenta con la colaboración de la Diputación de Barcelona, la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona. Al acto han asistido 183 profesionales procedentes de entidades que intervienen en este ámbito, así como de diferentes administraciones que colaboran en el proyecto.

El observatorio pretende profundizar en la relación existente entre el consumo de drogas, el acoso y los abusos sexuales en los contextos de ocio nocturno. El estudio se inscribe en una línea de investigación-acción destinada a la prevención y reducción de riesgos. En esta primera fase, se ha pretendido ofrecer una mirada general e introductoria sobre el fenómeno. 

Una vez analizados los resultados obtenidos de este primer informe, se puede constatar cómo el acoso sexual no sólo está exageradamente presente en el mundo de la noche, sino también fuertemente normalizado y a la vez invisibilizado. La utilización del cuerpo de la mujer como reclamo por parte de la industria del ocio, facilita el acoso sexual y el abuso de "baja intensidad", pasos previos imprescindibles para un abuso de mayor gravedad.

Contextos y sustancias

El alcohol en mayor parte, y la cocaína en segundo lugar, se visibilizan como las sustancias más presentes en situaciones de abuso sexual en contextos de ocio nocturno, dejando en segundo plano otras drogas. Mientras que el consumo de alcohol y otras drogas coloca a la mujer en una situación de mayor vulnerabilidad, en el hombre puede facilitar una dificultad de control de los impulsos y, por lo tanto, ser un facilitador de la agresividad.

A partir de la información recogida, los expertos señalan que no existe una droga específica para ejercer la sumisión química, es decir una sustancia concreta que anule la voluntad de la persona; aún así, son varias las sustancias (y mayoritariamente el alcohol y los tranquilizantes) que pueden generar efectos que lleven a situaciones de abuso o agresión sexual. Contrariamente al eco mediático existente, en el estudio no se ha encontrado ningún caso de utilización de escopolamina o "burundanga".

Pubs y discotecas concentran la mayoría de situaciones de acoso sexual y abusos de "baja intensidad", pero es en los espacios públicos y los pisos privados donde, a pesar de su inferior frecuencia, se dan las situaciones de abusos sexuales más graves. Asimismo, cuanto más avanza la noche más situaciones de abuso se registran. Además, destaca el hecho de que muchas de estas agresiones vienen de personas de confianza o del entorno a la víctima.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad